01 jun. 2017

Dos ruedas más cerca de una llegada segura

La comunidad científica está a punto de demostrar que los motociclistas pueden beneficiarse de la tecnología de frenado autónoma salvavidas que se encuentra en los automóviles nuevos, y que los accidentes de motocicletas podrían reducirse en un 30%.

proyecto_i-vital_cetem_electronica_domotica

Los últimos estudios señalan que los motociclistas tienen una probabilidad 12 veces mayor por kilómetro recorrido de morir que los conductores de automóviles.

No obstante, la comunidad científica está a punto de demostrar que los motociclistas pueden beneficiarse de la tecnología de frenado autónoma salvavidas que se encuentra en los automóviles nuevos, y que los accidentes de motocicletas podrían reducirse en un 30% mediante la conexión en red de las máquinas con sistemas de frenos.

En 2016 la Comisión Europea publicó un informe sobre la seguridad de los automóviles en el que se indicaba que debían instalarse sistemas avanzados de frenado de emergencia en todos los vehículos comerciales nuevos.

Un prototipo de origen europeo se centra en la transferencia de tecnología de los automóviles a los motociclistas vulnerables. En este caso, se trata de la integración de sistemas de llamada de emergencia en los cascos de motociclismo y las prendas de seguridad.

Pero en lugar de actuar como un receptor de manos libres, la tecnología desarrollada por el proyecto i-VITAL financiado por la Unión Europea, cuenta con sensores de signos vitales y acelerómetros que pueden reconocer situaciones de impacto a través del análisis de desaceleración. A continuación, pueden llamar a los servicios de emergencia automáticamente a través de una aplicación de teléfono inteligente conectada.

El coordinador del proyecto i-VITAL, Rafael Maestre, explica que los datos codificados en estas llamadas brindan una información de esencial a los servicios de emergencia, como la posición GPS del motociclista accidentado y sus constantes vitales.

"También estamos planeando incluir un enlace a un servidor remoto, un atajo para dar al personal de emergencia medidas en tiempo real de datos como el pulso y el estado de consciencia de un motociclista".

Con esto, los servicios de emergencia saben mejor para qué deben estar preparados al llegar al lugar del accidente y cómo debe ser la atención médica urgente. Los motociclistas también pueden seguir hablando con el personal de emergencia si son capaces de, incluso aún estando inmóviles.

Maestre, investigador del centro de investigación CETEM, dice que los motociclistas encuestados durante la fase previa al comienzo del proyecto enfatizaron la necesidad de confiabilidad en los viajes largos y especialmente en la duración de la batería.

Así, el proyecto integra un sistema de carga eólica para poder monitorizar los signos vitales y activar el sensor electrónico de detección de accidentes en sus cascos de la marca española NZI, y la electrónica de detección optimizada para ropa está incluida en prendas de motociclista de la firma holandesa Lookwell.

El proyecto, de dos años de duración, terminó con la fabricación de prototipos totalmente funcionales en 2015, y el Dr. Maestre estima que la financiación para el desarrollo comercial del producto podría llevarlo al mercado en menos de tres años.

Y aunque el objetivo actual de i-VITAL es reducir las muertes después de que los accidentes ocurran, se estima que los sensores como el monitor de frecuencia cardíaca y los sensores de velocidad y aceleración, podrían ser utilizados para ayudar a prevenir accidentes antes de que sucedan.

Él cree que la tecnología que han desarrollado el Departamento de Electrónica de CETEM también podría tener aplicaciones en todas las situaciones en las que se requieren cascos, como en la lucha contra incendios, el sector de la construcción e incluso el ejército, pero dice que la adaptación más factible posible de su tecnología podría ser la más simple.

"Por ejemplo, en un campo muy similar: el ciclismo. Podríamos tener muchos retos aquí en la adaptación de la tecnología, ya que los cascos de moto y ciclismo son bastante diferentes, pero no sería difícil tener un sistema optimizado para bicicletas con la misma funcionalidad".

Fuente: Horizon Magazine