01 jun. 2017

Las fábricas inteligentes aportarán 442 millones de euros al PIB mundial

Solo el 6% de las empresas tiene actualmente un alto nivel de digitalización, pero la nueva Revolución Industrial podría mejorar hasta un 40% sus costes operativos.

fábrica-de-motores-

Para finales de 2022, dos de cada ocho fábricas en el mundo serán inteligentes. Y esto según la visión más conservadora. La estimación más optimista señala que más de la mitad (60%) de las plantas podrían ser inteligentes a finales de 2022, lo que supondrá un incremento de la productividad que aportará 500 millones de dólares (442 millones de euros) según unos y 1,3 mil millones de euros, según otros a la economía mundial.

El estudio 'Smart Factories' realizado por la consultora Capgemini asegura que al tiempo que aumenten las iniciativas de transformación digital de las fábricas y crezcan los beneficios, también se espera un aumento de las inversiones en digitalización.

Vistos los resultados, es lógico que las inversiones en fábricas inteligentes se estén multiplicando. Desde 2012, el 56% de las empresas consultadas por Capgemini ha invertido al menos 100 millones de dólares (88 millones de euros) en su desarrollo y un 20%, 500 millones de dólares (443 millones de euros).

Sin embargo, no todo es color de rosas en lo referente a la digitalización. Según el informe, solo un 6% de compañías se encuentra en un "nivel avanzado" de digitalización de la producción y apenas el 14% considera sentirse "satisfecha" con el nivel alcanzado.

Además, el 16% afirma que aún no ha puesto en marcha ninguna iniciativa de digitalización o que no tiene planes en un futuro próximo para transformar sus plantas en fábricas inteligentes.

Los sectores que liderarán esta transición serán el aeroespacial, defensa, producción industrial y automoción, ya que actualmente ya trabajan personas junto a máquinas inteligentes.

Según estimaciones del informe, un fabricante de automóviles podría mejorar hasta un 40% su margen operativo gracias a la reducción de los gastos logísticos y de materiales, el aumento de la eficiencia de los equipos y la mejora de la calidad productiva.

Considerada como pilar fundamental de la Revolución Industrial Digital, la fábrica inteligente hace uso de diferentes tecnologías digitales, como Internet de las Cosas, analítica de macrodatos, inteligencia artificial y robótica avanzada, con el objetivo de aumentar su productividad, eficiencia y flexibilidad.

La fábrica inteligente usa robots colaborativos, incorpora componentes de realidad aumentada y utiliza tecnologías que envían avisos de alerta cuando necesitan mantenimiento.

La mitad de las compañías consultadas de EE UU, Francia, Alemania y Reino Unido ya trabajan con fábricas inteligentes, frente al 28% de la India o el 25% de China.

“Para ser más creativos y destacar de entre el resto, utilizamos la tecnología para dar más fuerza a nuestra oferta de productos”, explica Paul Boris, vicepresidente de Industrias Manufactureras de GE Digital. El directivo asegura que ellos abrieron su primera fábrica inteligente en 2015 y desde entonces han reducido los tiempos de parada no programados un 10-20%.

Fuente: El Comercio