30 ago. 2017

La pintura también transmite electricidad

Actualmente, existen distintas empresas que utilizan la pintura como material conductor, una opción asequible, original y que cuenta con tantas aplicaciones como se pueda imaginar.

0
pintura-electricidad-cetem
1

En los últimos 20 años, muchos cables han desaparecido de nuestras vidas en un proceso tan paulatino que apenas nos hemos dado cuenta. Las conexiones inalámbricas, potenciadas por el WiFi o el Bluetooth, han comido terreno al transmisor eléctrico por excelencia, que encuentra competencia incluso en la luz con tecnologías innovadoras como el LiFi. Actualmente, existen distintas empresas que utilizan la pintura como material conductor, una opción asequible, original y que cuenta con tantas aplicaciones como se pueda imaginar

Una de las últimas soluciones que se han dado a conocer es Electrick, un spray que se puede aplicar prácticamente sobre cualquier superficie para convertirla en táctil. Funciona gracias a una tecnología denominada tomografía de campo eléctrico, que permite la transmisión de corriente a través de la zona pintada y es capaz de precisar el punto exacto sobre el que hemos tocado calculando la distancia desde el lugar en el que detecta una diferencia de voltaje. Sus promotores son un grupo de científicos del Future Interface Group, un laboratorio de investigación de la universidad Carnegie Mellon.

 

“La interacción táctil ha demostrado ser muy exitosa. La usamos a diario para controlar nuestros teléfonos, pero existen muchas superficies que no pueden rastrear el tacto”, comenta su investigador principal, Yang Zhang. “Con esta tecnología, barata y fácil de utilizar, podemos ayudar a superar la brecha entre la vida cotidiana de la gente y los recursos informáticos”.

El potencial de Electrick, como se aprecia en el vídeo, es inmenso, ya que permite digitalizar las interacciones que se realizan con todo tipo de objetos físicos. Zhang afirma que han recibido una gran cantidad de ideas inspiradoras e interesantes desde que publicaron su trabajo, hace un par de meses, entre las que destaca su uso para poder hacer prácticas de cirugía.

Un programa del Royal College of Art de Londres destinado a fomentar el trabajo en equipo combinaba diseñadores, artistas e ingenieros. Allí se conoció el grupo de estudiantes que terminó fundando Bare Conductive, la empresa que distribuye la primera pintura conductora de electricidad no tóxica del mercado.

Esta pintura, gruesa, viscosa y negra, está formada por partículas de carbono suspendidas en un aglutinante soluble en agua. Esto significa que, a medida que se seca, las partículas se unen y hacen contacto. El carbono es conductor, por lo que si se aplica una corriente a la pintura, la transmitirá sin problemas.

Esta tecnología también se puede utilizar para crear sensores pintados o impresos para apagar y encender una bombilla y una radio. “La belleza de la combinación entre material y hardware es que permite pintar sensores en casi cualquier parte”, explica Dimitra Eleftheriou, miembro del equipo de Bare Conductive. “En otras palabras, con ella se pueden desarrollar interfaces para activar sonido, luz o cualquier otra salida”.

 

Thomas Evans es un artista que utiliza la pintura de esta empresa en sus cuadros para convertirlos en instrumentos musicales. “La uso porque me permite experimentar más allá del lienzo e incorporar otros sentidos. Me gusta que la gente pueda tocar y oír; trae una nueva dinámica a mis espectáculos”, reconoce.

Fuente: Retina