27 ago. 2017

Esta 'biobatería' diseñada para wearables obtiene energía del sudor

Un equipo de científicos de la Universidad de California San Diego ha creado una biobatería capaz de extraer energía del sudor del cuerpo para hacer funcionar electrónica básica, como luces LED o una radio bluetooth.

0
bateria-cargar-sudor-cetem
1

La investigación que han llevado a cabo científicos de la Universidad de California San Diego se enmarca en el aprovechamiento de la energía. En un momento en el que cualquier objeto necesita energía, bien para poder zafarse de los cables o para hacerse inteligente, moderar el consumo es clave. Y utilizar todo lo que generalmente no se aprovecha, también.

El equipo de investigadores ha desarrollado una 'biobatería' que puede extraer energía del sudor del cuerpo humano. De esta forma, puede hacer funcionar electrónica básica, como luces LED o una radio bluetooth. Pero la idea es que en el futuro el sistema permita surtir a los dispositivos wearable que llevemos.

El sistema consiste en una pequeña plancha electrónica, con base de oro. Encima se sitúan cátodos y ánodos (los dos elementos básicos de una batería) formados por nanotubos de carbono. Una alta conductividad está asegurada. Si bien el toque biológico lo pone una enzima , que oxida el ácido láctico que hay en el sudor humano. De esta forma genera una corriente eléctrica, que se transmite gracias a los elementos anteriores.

Gracias a la combinación de estos materiales y a una optimización del proceso de captación de energía, el sistema es capaz de generar diez veces más electricidad que cualquier otro desarrollo precedente de biobatería. En las pruebas realizadas, los científicos tuvieron a un equipo de voluntarios haciendo bicicleta estática. Hicieron funcionar una luz LED durante unos cuatro minutos.

El propósito de los investigadores, en cualquier caso, es mejorar la obtención de energía de forma gradual. Así lo quieren hacer hasta el punto de que sea factible hacer funcionar electrónica de consumo más avanzadas, como smartwatchs o pulseras inteligentes.

No es el único proyecto encaminado a aprovechar energía que no utilizamos. Hay varias líneas de investigación relacionadas con wearables en esta dirección. Hay quien ha estudiado el calor corporal –no el sudor en sí– como fuente. También los ultrasonidos generados o el propio movimiento del cuerpo son herramientas que permiten captar energía.

Una investigación procedente de China apuntaba la posibilidad de recoger energía de la biomecánica corporal. De hecho, los responsables del trabajo crearon una pulsera que únicamente empleaba el movimiento del brazo y la muñeca de su portador para funcionar.

Fuente: Blog Thinking Big