16 ene. 2018

Alternativas medioambientalmente respetuosas a los microplásticos para cosmética

Uno de los principales problemas medioambientales es la presencia de microplasticos procedentes de los productos cosméticos en entornos naturales como el marino. Fraunhofer investiga nuevas alternativas a los microplásticos, respetuosas con el medio ambiente, para este tipo de aplicaciones.

0
NYER10115_1-762x478
1

A pesar de su impacto ambiental, los microplásticos siguen utilizándose aún en productos para el cuidado personal y la cosmética. En este sentido, diminutas partículas de plástico procedentes de peelings y otros productos para el cuidado de la piel llegan al mar a través de los sistemas de aguas residuales y, finalmente, terminan en nuestra cadena alimenticia.

Para buscar una alternativa a esta realidad, el Instituto Fraunhofer para Microestructura de Materiales y Sistemas IMWS y sus socios han llevado a cabo una investigación que les ha permitido probar materiales que pueden reemplazar a los microplásticos en productos cosméticos y que son biodegradables.

Estado de la cuestión
Muchos productos cosméticos, como peelings corporales o desodorantes, contienen pequeñas partículas de plástico, los llamados microplásticos, por ejemplo hechos de polietileno (PE) y polipropileno (PP). Como abrasivos suaves, eliminan las escamas de la piel muerta por medio de la fricción y estimulan la circulación sanguínea. Debido a su resistencia química y su falta de color, olor y sabor, también se usan con frecuencia como estabilizadores y rellenos.

El polietileno y el polipropileno no son biodegradables y, debido al pequeño tamaño de partícula de menos de 5 milímetros, el microplástico que se ha introducido en aguas residuales con cosméticos no se puede eliminar lo suficiente en las plantas de tratamiento de aguas residuales. Por lo tanto, llega al medio ambiente y entra en nuestras aguas. En el mar, las partículas microplásticas son absorbidas por organismos vivos y, eventualmente, entran en nuestra cadena alimenticia. Muchos fabricantes de cosméticos han anunciado que abandonarán el uso de microplásticos y, en cambio, utilizarán alternativas adecuadas en el futuro.
El proyecto de investigación
Gracias al proyecto de investigación KosLigCel, recientemente finalizado, en el marco del clúster de vanguardia BioEconomy, el Instituto Fraunhofer para Microestructura de Materiales y Sistemas IMWS ha probado con éxito alternativas hechas de materiales biodegradables, junto con CFF GmbH, un procesador de celulosa de Gehren en Turingia, y Skinomics GmbH de Halle (Saale), que es principalmente responsable de exámenes galénicos y dermatológicos de productos.

El objetivo era lograr una producción rentable de partículas de celulosa biodegradables de madera de haya, avena, trigo y maíz que cumpliesen con los requisitos de abrasividad y rendimiento de limpieza en productos dentales y para el cuidado de la piel. Específicamente, se probaron alternativas para peelings corporales y pastas dentales.

El desafío particular fue diseñar las partículas de celulosa de tal manera que su tamaño, forma, dureza y estructura superficial tuviesen las propiedades deseadas del producto. La celulosa hecha de madera de haya se modificó especialmente y el proceso de optimización fue acompañado por análisis de microestructura en el Fraunhofer IMWS.
Los resultados
Después de dos años de trabajo de investigación con los socios del proyecto, hemos logrado muy buenos resultados: una pasta de dientes de prueba con partículas optimizadas de celulosa de madera de haya se caracteriza por un bajo efecto de abrasión, pero sin embargo un buen rendimiento de limpieza, dice la Dra. Sandra Sarembe coordinadora de proyectos del Fraunhofer IMWS.

Las partículas biodegradables en la pasta de dientes se utilizan para la eliminación mecánica de la placa bacteriana, la decoloración de los dientes y los residuos de alimentos, pero no pueden dañar el esmalte dental. En la caracterización de materiales de varios tipos de celulosa, hemos recopilado constantemente datos positivos. Esto también se aplica al uso de estas sustancias en peelings de lavado y otros cosméticos para la piel, continúa Sarembe.

El equipo de investigación pudo confirmar científicamente que las partículas de celulosa tienen efectos comparables en productos cosméticos como un sustituto del polietileno. También son biodegradables en agua y se pueden producir a bajo costo. Las partículas de celulosa también se pueden usar como una carga en desodorantes sin aluminio.

El uso de celulosa como relleno biológicos también podría ser posible en otros campos de aplicación, como los productos médicos. Además, se pueden mezclar diferentes tipos de celulosa, lo que promete una amplia gama de aplicaciones. Por lo tanto, las partículas tienen un alto potencial para nuevas desarrollos de productos y oportunidades de comercialización atractivas para productos sostenibles o incluso veganos, dice el Dr. Andreas Kiesow, gerente de proyectos de Fraunhofer IMWS.

Los resultados obtenidos también se pueden utilizar en el futuro para el desarrollo en otras áreas cosméticas, como los cosméticos para maquillaje, polvos o lápiz labial.

Fuente: Mundoplast