21 may. 2019

Así serán las oficinas del futuro: quizás están más cerca de lo que pensamos

¿Qué aspecto tendrán las oficinas del futuro? Los expertos de la empresa Steelcase nos cuentan cómo las tecnologías más punteras transformarán tanto la manera de trabajar como los espacios físicos y entornos laborales para extraer el máximo valor de las personas y aprovechar su talento

0
oficina_del_futuro_web
1

¿Qué aspecto tendrán las oficinas del futuro? Los expertos de la empresa Steelcase nos cuentan cómo las tecnologías más punteras transformarán tanto la manera de trabajar como los espacios físicos y entornos laborales para extraer el máximo valor de las personas y aprovechar su talento.

Lo más relevante a destacar es que los espacios se anticiparán a las necesidades del equipo, gracias a la presencia de sensores inteligentes o software de reconocimiento de voz.

La tecnología alentará la participación activa de todos los miembros, gestionará y optimizará la gestión de proyectos y registrará los comportamientos en función de los datos que depositemos en nuestros dispositivos y sensores bioinformados, ajustando de forma personalizada aspectos tan ricos y diversos la iluminación, la privacidad visual, la acústica y la temperatura, valiéndose para ello de algoritmos programados según nuestras preferencias personales.

Según Steelcase, “la oficina se parecerá más una persona, a un compañero o a un tutor que guiará a los trabajadores hacia una mejor experiencia laboral”. Estos son los cinco rasgos de las oficinas del futuro.

5 claves de las innovadoras oficinas del futuro

 
 
  • Asistentes personales virtuales: Los asistentes virtuales como Alexa de Amazon, Cortana de Google o Siri de Apple ganarán popularidad y presencia en las empresas, ocupándose de tareas más rutinarias y administrativascomo transcribir actas de reuniones, programar conferencias, reservar salas de reuniones, responder correos rutinarios y traducir. Robots, asistentes virtuales y otros tipos de agentes de software serán servidores humanos responsables de tareas, preguntas y consulta de datos. 
  • Mobiliario inteligente: Las sillas de trabajo incorporarán sensores para mejorar la postura corporal, evitar lesiones musculares y huir del sedentarismo levantándonos cada X tiempo. El espacio de trabajo, gracias a algoritmos inteligentes y a la presencia de biosensores, sabrá si estamos concentrados, cansados o en pleno rendimiento, personalizando factores como la temperatura o la iluminación.
  • Del mundo virtual a la realidad aumentada: En la oficina del futuro las pantallas planas y las ventanas del navegador quedarán obsoletas. Triunfará la realidad extendida -combinación de la aumentada y de la virtual- con conjuntos voluminosos de datos que tendrán nuevas formas más visuales e inmersivas. Un gesto o nuestra cabeza, brazo y cuerpo nos servirá para explorar visualizaciones volumétricas de mundos de datos, mientras que las sillas y otros elementos del mobiliario funcionarán como joysticks, aprovechando nuestros movimientos corporales reales para cambiar nuestra orientación física en el espacio virtual. Desde Steelcase apuntan a que los números se transformarán en objetos casi físicos que podremos, literalmente, tocar.
  • Espacios sociales virtuales: Podremos trabajar mano a mano con compañeros ubicados en distintas partes del mundo gracias a los escenarios de realidad aumentada, que permitirán suprimir las molestias como las propiciadas por una pantalla bidimensional, el ruido ambiental y las distracciones, empleando el entorno virtual para una comunicación más fluida. 
  • La tecnología y el espacio al servicio de las personas: En esta amalgama de edificios inteligentes con dispositivos wereables, robots, pantallas en 3D y avatares virtuales, lo que realmente marcará la conexión con la oficina será el espacio y la capacidad para crear una experiencia laboral que fomente el valor y el talento de cada persona.

Dentro de una década la oficina actual resultará tan rara como un walkman para escuchar música. “Las oficinas están sufriendo y van a sufrir una disrupción similar a la que han vivido otros sectores estratégicos y se encuentran ante el reto de reinventarse para dar respuesta a los cambios que se avecinan con una fuerte implantación tecnológica, nuevas generaciones laborales y una transformación de los modelos de negocio y de la forma de trabajar”, vaticina Alejandro Pociña.

¿Y cómo dotar de vida a estos entornos tecnológicos? Desde la empresa recalcan la importancia de crear ambientes humanos, personales y cálidos que saquen lo mejor de uno mismo, que inviten a la creatividad, inhiban el estrés y potencien el bienestar físico, cognitivo y emocional de los trabajadores.

Fuente: Computer Hoy