16 jun. 2020

Tecnología verde para dar nueva vida a los residuos agroalimentarios

El estudio se orienta hacia la creación de un modelado matemático predictivo que estime la utilidad de cada residuo alimentario. El análisis técnico incluye la selección de la industria idónea para este fin, así como la rentabilidad económica.

0
subproductos
1

Se trata de Model2bio, enmarcado en el programa Horizonte 2020 y coordinado por el Centro Tecnológico CEIT.

El análisis técnico incluye la selección de la industria idónea para reutilizar los desechos, así como la rentabilidad económica.

Los resultados y soluciones generadas por esta iniciativa tendrán una gran repercusión ambiental, toda vez que la mitad de los desechos globales que se generan en el mundo provienen da la industria agroalimentaria.

El proyecto europeo Model2bio, coordinado por CEIT, a su vez miembro de Basque Research and Technology Alliance (BRTA), investiga la creación de una herramienta capaz de predecir y otorgar una segunda utilidad a los residuos de la industria agroalimentaria a fin de reutilizarlos y/o reciclarlos.

Se tendrán en cuenta, entre otros factores, la composición química y las características físicas de los flujos residuales agroalimentarios, la mejor ruta de valorización de los mismos y su potencial para la recuperación de recursos y energía, así como también la estacionalidad y ubicación geográfica.

El proyecto, con una duración de tres años y financiado por la iniciativa Bio-Based industries Joint Undertaking (BBI JU) del Programa Horizonte 2020, cuenta con la participación de empresas industriales, centros tecnológicos, universidades y distintas organizaciones que otorgarán una visión heterogénea y complementaria.

El proceso de investigación incluye la prueba y validación de industrias cárnicas, vegetales, lácteas y de bebidas en España, Bélgica, Países Bajos y Grecia.   

Los resultados y soluciones generadas por esta iniciativa tendrán una gran repercusión ambiental, toda vez que la mitad de los desechos globales que se generan en el mundo provienen de la industria agroalimentaria (3 millones de toneladas/día).

Su inclusión en un proceso de economía circular constituye uno de los grandes retos de ámbito mundial. No en vano, está alineado con el objetivo europeo de reducir significativamente la cantidad de biorresiduos enviados a los vertederos.

Se tendrán en cuenta, entre otros factores, la composición química y las características físicas de los flujos residuales agroalimentarios, la mejor ruta de valorización de los mismos y su potencial para la recuperación de recursos y energía, así como también la estacionalidad y ubicación geográfica.

FuenteEcoticias

Otras noticias que pueden interesarte: 

Aerelle Blue, nueva fibra de relleno para ropa de cama que contribuye a disminuir el plástico del océano

Sistema con pantalla táctil y gateway para el control de las viviendas conectadas