11 dic. 2020

Impactos en la salud derivados del teletrabajo durante la primera fase de la pandemia

Un nuevo estudio realizado por investigadores de la Universidad del Sur de California (USC) muestra cómo el trabajo desde casa, debido a la actual pandemia de coronavirus, ha impactado de forma negativa en nuestra salud física y mental, aumentando las distracciones, reduciendo nuestras comunicaciones con compañeros de trabajo, y en última instancia, disminuyendo la productividad.

0
0-trabajo-casa-640x360
1

El estudio encuentra que el tiempo pasado en la estación de trabajo aumentó aproximadamente una hora y media, mientras que la mayoría de los trabajadores tienen menos satisfacción en el trabajo y un mayor dolor de cuello cuando trabajan desde casa. También ilustra el impacto diferencial del trabajo desde casa para las mujeres, los padres y las personas con mayores ingresos.

Cerca de 1.000 personas participaron en la encuesta sobre el impacto del trabajo desde el hogar en el bienestar físico y mental. La encuesta se llevó a cabo durante los meses de abril y junio de 2020, y 988 respuestas fueron válidas. Las respuestas con respecto a los estilos de vida, los ambientes de la oficina en casa, y el bienestar físico y mental revelaron lo siguiente acerca de esa primera fase del período de «trabajo desde casa» de la pandemia:

Más del 64% de los encuestados afirmaron tener uno o más problemas nuevos de salud física.

Casi el 75% de los encuestados experimentaron un nuevo problema de salud mental.

Las mujeres trabajadoras con un salario anual inferior a 100K tenían más probabilidades que los hombres o los trabajadores con mayores ingresos de informar de dos o más problemas nuevos de salud física y mental.

Las trabajadoras tenían una mayor incidencia de depresión.

Los padres con hijos tienden a tener un mejor bienestar mental, pero también una mayor probabilidad de reportar un nuevo problema de salud mental.

Tener niños pequeños estaba relacionado con el bienestar físico, pero también con más problemas de salud física y mental.

Vivir con al menos un adolescente redujo el riesgo de nuevos problemas de salud.

Casi 3/4 de los trabajadores ajustaron sus horas de trabajo y más de 1/3 informaron de que programaron sus horas de trabajo en torno a otros.

Los trabajadores que ajustaron sus horas de trabajo o que programaron su trabajo en torno a otros, fueron más propensos a reportar nuevos problemas de salud física o mental.

Las mascotas no parecían tener impacto en la salud física o mental.

Los trabajadores disminuyeron la actividad física y el ejercicio físico en general, junto con un aumento de la ingesta de alimentos engeneral.

La disminución del bienestar físico y mental se correlacionó con el aumento de la ingesta de alimentos o comida basura.

Sólo un tercio tenía una habitación dedicada a su trabajo en casa; al menos 47. El 6 por ciento compartía su espacio de trabajo con otros.

Los autores sugieren que tener un trabajo dedicado desde el espacio doméstico mitigaría una serie de impactos negativos.

«La calidad del espacio de trabajo de tu casa es importante; tener un espacio de trabajo dedicado indica a los demás que estás ocupado, y minimiza las posibilidades de ser distraído e interrumpido. El aumento de la satisfacción con los factores de calidad ambiental en el espacio de trabajo, como la iluminación y la temperatura, se asocia con una menor probabilidad de tener nuevos problemas de salud.  Además, saber cómo ajustar tu espacio de trabajo ayuda a la salud física”, explica Burcin Becerik-Gerber, uno de los autores del estudio.

Fuente: Smart-lighting

Otras noticias que pueden interesarte:

La financiación a ‘startup' tecnológicas españolas se desploma un 56% en 2020 hasta 525 millones

Novedades en nanotecnología: Placas solares que se imprimen y tejidos inteligentes