31 jul. 2020

Entrevista - ¿Y ahora, qué…?

José Francisco Puche, director de CETEM, responde a diversas cuestiones sobre las perspectivas se auguran desde CETEM para el sector del hábitat tras la crisis sanitaria del COVID-19

Entrevista

¿Qué perspectivas se auguran desde CETEM para el sector del hábitat?

En estos momentos, todavía inmersos en la crisis que ha generado la COVID-19 y con datos que no auguran una finalización rápida de la pandemia, el sector está atravesando una situación que, al menos, podríamos catalogar de inesperada. Las empresas han vuelto a su actividad y, en muchas ocasiones, incluso con mayor carga de trabajo que antes del estado de alarma. Evidentemente, es una muy buena situación pero hemos de ser cautos y, sobre todo, trabajar para que después del período estival este nivel de carga de trabajo se mantenga. El canal retail ha resurgido con muchísima fuerza y el sector tiene que actuar con inteligencia y audacia para mantenerlo activo.

¿Qué recomendaciones harías para el corto y medio plazo para las empresas?

La principal recomendación es no dejarse influir demasiado por esta situación totalmente anómala, por inesperada, que está viviendo el sector. Hoy conocemos que el conjunto de la economía española ha experimentado un histórico retroceso del 18,5% en el segundo trimestre pero, sin embargo, el sector de la fabricación de mobiliario mantiene una muy notable actividad. Paradójico, pero real.

Con esta situación, es fundamental que el sector sea capaz de mantener este estado y, para ello, se hace necesario saber aprovechar varios aspectos. Uno de ellos es el creciente interés por el producto “made in spain” que en el mercado interior se ha generado habida cuenta del comportamiento que, durante los peores días de la pandemia, han tenido aquellos países (principalmente del sudeste asiático) anteponiendo los intereses económicos a cualquier otro. Otro de ellos es esta “toma de consciencia” por parte de la población de que contar con un mobiliario de calidad en nuestras viviendas es absolutamente fundamental para nuestro bienestar y para nuestra salud, algo que parecía haberse olvidado hace ya años.

Ambos aspectos, unidos a una mayor disponibilidad económica para gastos en el hogar derivada de un menor gasto en turismo, han concluido en una mayor demanda de mobiliario para el hogar, tal y como ya a principios de abril auguramos desde CETEM.

¿Pero esta situación se va a mantener en el tiempo o se espera que sea fruto de unas pocas semanas o meses?

En mi opinión, el sector ha de seguir creando valor para el cliente para que, una vez que éste ha regresado al consumo de mobiliario fabricado en España (o, al menos, en Europa) sea consciente de ese valor diferencial que va más allá del simple precio. Innovación en materiales, en tecnología, en conectividad, en ergonomía, en nuevos usos, son fundamentales para afianzar ese mercado que ahora ha despertado. Pero es algo que hay que hacer ya, de forma inmediata. Con total y absoluto convencimiento y dedicación. Lo que pase dentro de unos meses será, en gran medida, fruto de lo que hayamos trabajado ahora.


¿Y qué papel puede jugar en todo esto CETEM para ayudar a las empresas?

CETEM se ha convertido, después de 25 años de trabajo, en el departamento de I+D+i de las empresas del sector del hábitat. En la actualidad, CETEM es uno de los pocos Centros Tecnológicos a nivel europeo dedicados íntegramente al sector del mobiliario y contamos con unas instalaciones diseñadas y pensadas para dar todo tipo de servicios a las empresas del hábitat y también a empresas de diferentes sectores a las que nuestro conocimiento en diferentes materias también puede ayudarles.

Mejora de procesos productivos, robótica, prototipado ultrarrápido, electrónica aplicada al mobiliario, nuevos materiales son campos en los que CETEM tiene una gran experiencia a la hora del desarrollo de actividades innovadoras que incrementen la competitividad de las empresas. Todo ellos unido a los laboratorios de materias primas y de producto acabado (acreditado por ENAC) para la comprobación de la calidad de los muebles fabricados y actividades de soporte, como es el departamento de formación, fundamental para mantener actualizados tecnológicamente al capital humano de las empresas.

Finalmente, desde el punto de vista de CETEM, ¿Cuáles son las principales adaptaciones que debieran hacer las empresas en esta era Post-Covid19 en cuanto al desarrollo de producto?

Hace unas semanas se publicó una guía editada por el Ministerio de Ciencia e Innovación llamada “Retos y Soluciones COVID19” y en cuya elaboración ha participado muy activamente, a petición del propio Ministerio, CETEM. En ese documento se marcan como retos aquellos relacionados con mobiliario (materiales) capaces de detectar la presencia de virus, minimizar la vida de dichos virus en ellos y, idealmente, con capacidad viricida suficiente para el virus muera nada más entrando en contacto con la superficie del mueble. Además, se ofrecen ciertas soluciones que ya están disponibles en el mercado aunque es necesario seguir investigando mucho para generar materiales que, utilizados en los muebles, aporten esta seguridad de uso.

Creo que la principal apuesta en cuanto a desarrollo de producto ha de ir por solventar este reto pero sin descuidar la posibilidad de personalización del producto para el cliente, la calidad demostrada y demostrable del mismo (mediante certificados emitidos por laboratorios europeos) y los plazos de servicio así como la propia atención al cliente. Estos parámetros, unidos a estrategias de generación de productos totalmente alineados con la economía circular son elementos claves en los que tiene que apoyarse la estrategia de desarrollo de producto para que las empresas sigan siendo competitivas en los diferentes mercados.